Meditar

Pregunta: ¿Se puede meditar en una silla, o tengo que aprender a meditar sentado en el suelo con las piernas cruzadas?

Respuesta:

Es posible meditar en una silla, siempre y cuando se trata de una silla con respaldo recto, y a veces, cuando estás viajando por un largo período en un tren, avión o autobús, es la única opción disponible. Sin embargo, hay inconvenientes de meditar en una silla y al mismo tiempo hay muchas ventajas de aprender a meditar sentado en el suelo.

Uno de los inconvenientes de meditar en una silla es que tu espalda esté tocando el respaldo de la silla. Esto hace más difícil la retirada de tu apego por el mundo físico. Durante la primera parte de la meditación te debes imaginar que estás solo y que no hay nada a tu alrededor. Si todo lo largo de tu espalda está en contacto con la silla, entonces este esfuerzo de retirar tu atención del mundo toma más tiempo. Por otro lado, si estás sentado en el suelo, el área superficial de tu cuerpo tocando la tierra es mucho menor y la retirada es mucho más fácil.

Toda la cuestión de la retirada del entorno físico es también la razón por la que todas las posturas del yoga clásico para la meditación implican sentarte en el suelo y no en una silla. Cuando las piernas se doblan y se cruzan, como están en la postura del loto, medio loto o adepto (Siddhasana), la parte inferior del cuerpo descansa. El plegado de las manos en el regazo también contribuye a este proceso de descanso y retiro. Si entonces te sientas tranquilamente y mantienes la espalda erguida, puedes realizar la práctica de meditación bien.

El problema para la mayoría de las personas es que ellos no tienen la costumbre de sentarse en el suelo y la situación rápidamente se convierte en incómodo. Puede ser difícil mantener la espalda recta. Las rodillas pueden doler, el pie puede incluso quedarse dormido. Puede llegar a ser tan doloroso que en lugar de pensar en el mantra, acabas maldiciendo mentalmente el yogui que te dijo que te sentaras durante 25 minutos en una posición tan incómoda. Así que, ¿qué debes hacer en este caso, retirarte a la comodidad de una silla? Yo sugeriría que te persistas en aprender a sentarte en el suelo. Si bien puede ser más incómodo al principio, más tarde te ayudará a llegar a estados más profundos de meditación. De hecho, si, en los primeros pocos meses de meditación, lo único que logras es aprender a sentarte en silencio en el piso durante 30 minutos, entonces tú has hecho un buen paso adelante en tu vida espiritual.

Una cosa más que puedo añadir es que hay algunos ejercicios para desentumecer el cuerpo que pueden ayudarte a aprender a sentarte más cómodamente. Visita a tu Centro de Ananda Marga más cercano y pide a un instructor a que te los muestre.