Postura

Pregunta: He estado haciendo meditación dos veces al día durante unos seis meses. Últimamente no he sido capaz de mantener mi postura recta y este dolor físico me impide profundizar en mi meditación. Tengo dos preguntas: ¿El uso de un cojín obstaculizaría cualquier avance que podría hacer sin uno en el desarrollo de los músculos necesarios para una buena postura de meditación? También, ¿hay otros métodos de aliviar el dolor (sobre todo en la parte superior del muslo y en la espalda baja) que podría usar que no involucren el apoyo material? Cualquier respuesta es profundamente apreciada.

Respuesta:

Uno de los retos que tenemos que superar en las etapas iniciales de la meditación es la molestia de sentarse con las piernas cruzadas en el suelo. Este es un fenómeno muy común, especialmente en Occidente, donde estamos acostumbrados a sentarnos por lo general en sillas. Pero sillas (así como camas, etc.) son demasiadas relajantes para la meditación, la mayoría de las veces llevándonos a dormir poco después de cerrar los ojos. Si el cuerpo se siente demasiado “aflojado” en su postura, la mente también se siente la misma, causando la falta de concentración, así como la somnolencia. Así que realmente tenemos que acostumbrarnos a sentarse en el suelo con las piernas cruzadas. ¿Cómo hacemos eso?

Primero, encuentra un lugar donde te sientas cómodo y donde no te verás interrumpido – una habitación tranquila, un rincón de tu dormitorio, un lugar tranquilo en el jardín. Siéntate en una manta o una alfombra, y mantenla sólo para la meditación – no la utilice para otra cosa. Puedes usar un chal o otra manta para cubrirte si tienes frío.

Las principales áreas de incomodidad al principio son la espalda y las piernas. Mantenga la espalda recta. Esto es importante, no sólo para evitar el dolor de espalda, sino también para concentrar la mente. Debemos estar en una posición donde nos sentimos alerta y relajado al mismo tiempo, como un gato acechando a su presa. No demasiado relajado, no demasiado tenso – sereno. Este vendrá con el tiempo y la práctica, pero mientras tanto aquí están algunas sugerencias para aliviar la incomodidad inicial.

Haz un “asiento” colocando unas mantas dobladas o cojines debajo de la alfombra para que tu trasero esté más alto que el suelo. Hazlo tan alto como quieras para hacerte razonablemente cómodo. Eso te ayudará a mantener la espalda recta, mientras al mismo tiempo quita la presión de las piernas. Evita descansar la espalda contra la pared – te relajarás demasiado para concentrarte. La espalda debe estar lo más cerca a una línea recta como sea posible, de la base de la espina hasta la coronilla de la cabeza. Pon el dedo en el punto más alto de la cabeza y ajusta tu postura mientras mentalmente imaginándote una línea recta a lo largo de la columna vertebral. Manteniendo la espalda recta no sólo evitará que tus músculos se estresen y se hagan dolorosos – también mejorará tu experiencia espiritual manteniendo abiertos los canales de energía en la columna vertebral.

Ahora, las piernas. Comienza con las piernas cruzadas. Postura del loto –o medio loto– es mejor para la concentración, pero puedes progresar a ella más tarde cuando te haces más flexible. La flexibilidad que necesitas es en las caderas, pero sentirás la presión sobre todo en las rodillas, y en cierta medida en los tobillos. La amplitud de movimiento en las articulaciones de la cadera vendrá con el tiempo – cada vez que te sientas a meditar la flexibilidad se aumentará un poco más. Así que eso es automático. Lo que tenemos que hacer mientras tanto es tratar con el malestar en las rodillas y los tobillos.

Primeramente, puedes calentar las articulaciones con ejercicios como la Mariposa. Mantén los pies juntos con las manos y suavemente mece las rodillas arriba y abajo. Las asanas (posturas de yoga), como Yogamudra también son útiles. Contacte a tu centro local de Ananda Marga para aprender esas.

Luego, sentarte en una plataforma elevada de mantas o cojines como se explicó antes disminuirá la molestia en los tobillos y las rodillas, quitando el peso de ellos. Reduce la altura de las mantas a medida que te la acostumbres y se disminuya el dolor en las articulaciones.

A continuación, para realmente ayudar tu flexibilidad y comodidad, así como su capacidad de concentración: hazte vegetariano. El ácido úrico y otras toxinas de la carne se depositan en las articulaciones, agarrotándolas y en última instancia causando enfermedades como la gota y la artritis. Contacta con tu centro local de Ananda Marga para aprender nuestro sistema de vegetarianismo. Pronto descubrirás que tu flexibilidad mejorará dramáticamente después de convertirte en vegetariano.

Por último, pero no menos importante, está decidido a triunfar. Resuélvete de que seguirás practicando y que nada se interpondrá en tu camino. Esa determinación, combinada con tu práctica continuada se asegurará de que estos obstáculos iniciales se superen rápidamente.