Sexo y Espiritualidad

Pregunta: ¿Cuál es la relación entre el sexo y la espiritualidad?

Respuesta:

El sexo está en todas partes – en el mundo vegetal, en el mundo animal, y sí, por supuesto, ¡en el mundo humano también! Es natural. Es el deseo de unión cósmica manifestado en cada ser unitario. Como la Conciencia Cósmica mora en todas las cosas, así el deseo de la unión también mora en todas las cosas. Pero en la unidad (microcosmo) ese deseo es de dos formas: limitada e ilimitada; mundano así como espiritual.

Este mundo manifestado no existiría sin el sexo. Es la manera de la naturaleza de crear diversidad en el universo. Así que no es algo “malo” como tal. Es sólo parte de la vida. Sin ella no habría vida – sólo la muerte.

Ahora, hemos llegado a la etapa de nuestra evolución en que queremos hacer la práctica espiritual. Todavía tenemos el deseo para la unión mundana, pero tenemos el deseo para la unión cósmica también. (Eso es lo que significa la espiritualidad – el deseo de unirse a la entidad cósmica.) Así que es comprensible que nos encontramos en un poco de un dilema, porque tenemos dos deseos que parecen contradictorios – ¡mundano, así como espiritual!

Ahora, con respeto al cumplimiento de esos deseos, es cierto que no podemos tener ambas a la vez. Unión mundana significa felicidad limitada, y la unión Cósmica significa felicidad ilimitada. Limitada, ilimitada – ¡no es lo mismo! También hay el aspecto biológico. La linfa es alimento para el cerebro, y de la linfa es también lo que las secreciones emitidas durante las relaciones sexuales están hechas. Cuanta más linfa que puedes conservar para el cerebro, mejor será tu concentración e ideación espiritual. Así que sí, los dos son mutuamente excluyentes. Tenemos que escoger una o la otra. Pero –¡y es un gran pero!– puede resultar muy difícil renunciar lo mundano por lo espiritual hasta que lleguemos a cierto nivel de realización espiritual, de unión espiritual. Después de todo, estamos acostumbrados a todas las cosas mundanas – ¡nuestra sobrevivencia física ha dependido de él!

Entonces, ¿qué hacemos? Recuerda una cosa que el Gurú de Ananda Marga, Shrii Shrii Anandamurti, dijo: “Referente al sexo, cuanto más moderación, mejor”. Modéralo. De hecho, todo en nuestras vidas debe ser en moderación. Todo debe estar en el momento oportuno, el lugar correcto, y en la cantidad adecuada. Trata de canalizar tu deseo de unión hacia adentro tanto como pueda, pero eso no significa que debes reprimir tus otros deseos. La represión causa enfermedad psíquica. El sexo es una función corporal natural; no hay nada malo en ello. Pero – ¡con moderación!

Hay muchas prácticas que ayudan a moderar el impulso sexual: dieta vegetariana, posturas de yoga, medio baño, etc. Todos estos son útiles e importantes. Lo más importante, sin embargo, es hacer la meditación. Sin ella perderíamos el sentido de todo lo demás. Es sólo la perspectiva Cósmica–la ideación Cósmica–que da propósito y dirección a nuestra vida. El placer mundano no es nuestra meta – y jamás podría satisfacernos, incluso si lo fuera. Sólo podemos estar completamente satisfechos con infinito placer, la paz y la felicidad perfectas – la bienaventuranza. Esa es nuestra meta. Sin embargo, mientras se mueve hacia el objetivo es inevitable que haya distracciones. Si puedes ignorarlas, ¡excelente! Ese es el ideal. Pero si no puedes, no te preocupes. Hagas lo que hagas, sin embargo, no quites la vista de la meta.